Muerte del Canaca: Cuando la televisión genera estupidez y en internet se solapa.

Por Carlos Alberto Avila Peña

El siguiente ensayo es un texto realizado hace unos años, reformulado, readaptado y complementado en 2016. Quizá por momentos pueda parecer descontextualizado además de incompleto, ya que no se aclaran las respectivas modificaciones a las leyes en la materia, sin embargo me parece que el análisis y el objetivo siguen siendo vigentes. La reflexión.

Introducción

En el presente ensayo breve se criticará y ejemplificará algunas prácticas discriminatorias por parte de los consumidores de medios de comunicación en el caso de internet y por parte de los realizadores de y la forma en que interactúan estos medios de comunicación, creando y fomentanto atmosferas en donde la intolerancia, la burla y la discriminación son vistas como un estado normalizador en los contenidos.

Desarrollo

En 1960 se promulgó la Ley Federal de Radio y Televisión, pero no constituyó un elemento de “combate” al monopolio privado televisivo en ese momento, pero le fue dando elementos al gobierno federal para convertirse en un actor en el sector. Dentro de los muchos de elementos incluidos en la ley, se introducían tres ejes: la libertad de expresión, el papel del gobierno como autoridad sobre sus recursos naturales y espacio territorial, así como la televisión como un servicio de interés público.[1] Es en especial el primer eje el que me llama la atención.

La libertad de expresión y todo lo que signifique, enarbolada por los medios de comunicación, se usa como un escudo que otorga inmunidad a los productores, en especial de televisión, para la creación de contenidos en donde evidentemente se viola la ley creada desde el año de 1960.[2]

Desde hace tiempo, la lamentable noticia acerca del fallecimiento de quien fuera un célebre “borrachín” en , el hijo del papá, Miguel Ángel Gaitán Uribe, Presidente de la [3], quien irónicamente muriera atropellado por una mujer que conducía en estado de ebriedad, me ha llevado a diversas reflexiones sobre el comportamiento social, el internet y la televisión.

Su fama se originó durante la grabación y difusión de su detención por conducir en estado inconveniente, como parte de los segmentos “cómicos” de un programa que se tituló El de transmisión local en Guadalajara. En Youtube son fácilmente localizables diversos videos que hacen mofa y burla del citado hecho; en dicha plataforma se localizan videos titulados entre muchos nombres: “Me amarraron como puerco”; “Me amarraron como puerco remix”; “Borrachos graciosos”; “El hijo del papá”; “ La Canaca ”, entre otros.

El motivo de éste trabajo, no sólo es criticar y evidenciar la desalmada burla desatada en torno a este personaje, haciendo un análisis de la situación que él relata en el video; me parece que es imperativo señalar la inoperancia del Estado y su evidente negligencia para hacer valer las leyes que, para la regulación sobre los contenidos programáticos se han dictaminado.

Puede ser posible que en un principio, para mucha gente el video en mención pueda ser hilarante y jocoso, pero al analizar y reflexionar acerca de la situación vivida por este señor y las condiciones en las que se da su detención, lo risible y divertido se convierta en sólo un espejismo engañoso. En muchos casos me he encontrado con ácidas burlas, especies de risotadas virtuales, ofensas y actos discriminatorios, vertidos ante la desafortunada situación de “ El Canaca ”, quien fue detenido en estado etílico, quien en palabras de éste, supuestamente habría sido asaltado por la misma autoridad, la cual al parecer también lo amordazó,  “como puerco” en sus propias palabras, que de ser cierto se habrían violado sus derechos humanos, transmitiendo su evidente frustración y molestia en la manera en la que él tiene capacidad de expresarlo debido a su inconveniente estado etílico.

Así como “ El Canaca ”, existen miles de “Borrachos graciosos” no solo sobre las aceras de Guadalajara, sino de la Cd. De , de Monterrey, de Cancún, de Toluca, que viven en condiciones infrahumanas, vagando por las calles padeciendo el abandono de la sociedad y el Estado.

Es digno de análisis la actitud tomada por el público en general, pero sobre todo por quienes controlan los medios de comunicación masivos como la televisión. Televisa Guadalajara, en su Show de la Barandilla hizo muestra de su nula sensibilidad social, mostrando cual circo, como chiste, como anecdótica, la desafortunada realidad comunal de las clases bajas. León Krauze, en un programa matutino de noticias que tenía por esos años en los que falleció Guillermo López Langarica, se refirió a “El Canaca” como alguien que hacía las delicias de propios y extraños en internet.[4]

 

 

Los protagonistas de El Show de la barandilla, son el reflejo de generaciones enteras de mexicanos que dadas sus condiciones de vida, han vivido y viven esclavizados por distintos vicios y penurias, gracias al fracaso de los programas de asistencia social, de los sistemas educativos y la política económica. Televisa gana miles de millones de pesos en ventas de publicidad gracias al rating generado por muchos programas producidos por la televisora, exponiendo y manifestando su evidente rechazo a las clases populares, mismas que en su mayoría son quienes le dan ese mismo rating.

Si bien el boom en internet de personajes como “ El Canaca ”, “El dios Eolo” y el “Ni mergas”, se dio gracias a la inmensa difusión global pero sobretodo a la característica muy propia de internet que permite viralizar contenidos en toda la red, esto de la mofa, burla y discriminación hacia ciertos sectores viene generándose desde hace algunos años, inclusive décadas.

Esto no nace con internet. Cabe recordar el caso del . Televisa a través de canal 5 y con Facundo como conductor en distintos programas, tuvo como uno de sus personajes principales en sus producciones a un hombre que evidentemente padecía de sus facultades mentales, presumiblemente por haber caído en el vicio del alcohol, pero con seguridad un hombre que vivía en la calle; dicho personaje era conducido a ciertas situaciones que hacían el deleite de los jóvenes que disfrutaban el show, ridiculizando, mofando, exagerando situaciones que rebasaron les capacidades psicológicas del hombre en mención. Se mostraron en televisión abierta, evidentes abusos en afectación de Samuel González Quiroz, mejor conocido como el Changoleon.

Desde antes que Facundo usara al Changoleón como carnada del rating, ya era famoso debido a sus incursiones en el famoso programa noventero de El Calabozo, conducido por Jorge “El Burro” Van Rankin y Esteban Arce, que descubrieron a Sami entre los asistentes del público; el destacado rol que asumió Sami en dichas emisiones fue para evidenciar a veces en vivo, las carencias intelectuales y comunicativas del Sr. Pérez, generando las risotadas del público asistente, del staff y de la audiencia.

Posteriormente Eugenio Derbez en sus programas cómicos, en muchos segmentos ridiculizaba a sangre fría tanto a Sami como a otro joven de nombre . Un ejemplo claro de la insensibilidad de Derbez y de la televisora hacia estas dos personas y otras más (como Danny, supuesto hermano de Sami) fue durante una  de las muchas capsulas realizadas para un programa deportivo con motivo del mundial de futbol de Alemania en 2006, teniendo como invitados a miembros de la selección mexicana de futbol así como comentaristas deportivos, que no disimulan su evidente desconcierto[5].  Algo curioso sobre esta capsula es que está patrocinada por La Costeña, empresa que nunca cuestionó la forma en que se emplea el tiempo que paga a la televisora y tampoco cuestionó el recurso empleado por el comediante para el segmento.

 

 

¿Debe ser tolerable que como espectadores, sean abiertas las situaciones de intolerancia, burla e incomprensión mediática para con personas que sufren diversos problemas, ya sean vicios o enfermedades?, ¿Es correcta la actitud que tomamos como consumidores de medios de comunicación?, ¿Debemos de permitir que los medios fácticos, se burlen del televidente (en especial de minorías) a través del espectro radioeléctrico y digital, que por cierto, son bienes concesionados?, ¿Tiene derecho la gente de la tele y el radio a burlarse del mexicano que a sus ojos es corriente, vulgar y que además impongan sus propios modelos estéticos y de comportamiento?

Allende del puritanismo con la que se podría interpretar la ley, que a la letra en su artículo 63 reza:

Quedan prohibidas todas las transmisiones que causen la corrupción del lenguaje y las contrarias a las buenas costumbres, ya sea mediante expresiones maliciosas, palabras o imágenes procaces, frases y escenas de doble sentido, apología de la violencia o del crimen; se prohíbe, también, todo aquello que sea denigrante u ofensivo para el culto cívico de los héroes y para las creencias religiosas, o discriminatorias de las razas; queda así mismo prohibido el empleo de recursos de baja comicidad y sonidos ofensivos.

Es notorio que la ley se ha violado en muchos sentidos, en especial todo aquello relacionado a la discriminación de clase y de condición, términos que deberían de añadirse a futuras reformas a la citada ley.

Conclusión

Ha pasado tiempo desde la desgraciada muerte del Canaca y sigue generando reacciones divertidas de mucha gente y evidencia nuetros comportamientos como público consumidor e internautas a la vez. Nos estamos convirtiendo en seres que se ríen de hechos penosos y los viralizamos sin pensar en la parte afectada. Llegamos entrenados al mundo del internet gracias a la experiencia previa obtenida en la televisión, como menciona Giovanni Sartori en su obra Homo Videns[6], y hacemos de la estupidez programática lo cotidiano, lo normal, al grado de perder sensibilidad social.

En el caso de la televisora su modelo de negocio justifica absolutamente todo, solapa y fomenta la creación de contenidos que dañen la dignidad de las personas, mientras sea vendible el espacio y sea patrocinado, bien vale la pena la humillación pública de los individuos. La Secretaría de Gobernación, quien se supone hace de árbitro y supervisor en el cumplimiento de la Ley General de Radio y Televisión, simplemente ha brillado por su ausencia, en una especie de comparsa perversa con grandes tintes de corrupción.

 

Citas y notas:

[1] Romo, Jesus, Un repaso histórico por el nacimiento, consolidación y apertura de la televisión mexicana hasta nuestros días [En línea] https://www.fayerwayer.com/2014/08/una-historia-de-la-tv-en-mexico-de-1950-a-la-tercera-cadena/, consultado el 22 de mayo de 2017

[2] Articulo 58 de la , véase en Cremoux, Raul, La legislacion mexicana en radio y televisión, México, UAM, Unidad Xochimilco, 1982, pág. 54

[3] López Aranda, Mae, 25 de septiembre de 2008, “El Canaca renegaba porque Youtube lo volvió famoso”, El Universal [En línea] http://www.eluniversal.com.mx/notas/541611.html, consultado el 22 de mayo de 2017

[4] ___ [elmuynalga]. (2008, septiembre, 25). Muere el hombre de la canaca [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?hl=es&v=wp04Dlin_AY&gl=ES

[5] ___ [Emmanuel Guerra Hernández]. (2008, abril, 1). Samy y su hermano en PANZONA ABIERTA [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=taF_eiV7TZQ

[6] Sartori, Giovanni, Homo Videns. La sociedad teledirigida, Buenos Aires, Taurus, 1998, p. 45 – 49

 

Fuentes

Libros:

Cremoux, Raul, La legislacion mexicana en radio y televisión, México, UAM, Unidad Xochimilco, 1982, 191 pp.

Sartori, Giovanni, Homo Videns. La sociedad teledirigida, Buenos Aires, Taurus, 1998, 160 pp.

Internet:

López Aranda, Mae, 25 de septiembre de 2008, “El Canaca renegaba porque Youtube lo volvió famoso”, El Universal [En línea] http://www.eluniversal.com.mx/notas/541611.html, consultado el 22 de mayo de 2017

___ Muere el hombre de la canaca [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?hl=es&v=wp04Dlin_AY&gl=ES

___ Samy y su hermano en PANZONA ABIERTA [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=taF_eiV7TZQ

Romo, Jesus, Un repaso histórico por el nacimiento, consolidación y apertura de la televisión mexicana hasta nuestros días [En línea] https://www.fayerwayer.com/2014/08/una-historia-de-la-tv-en-mexico-de-1950-a-la-tercera-cadena/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.